Las centrales de incendio son el “cerebro” de una instalación, ya que permite recoger las señales detectadas por los periféricos y activar las señales de aviso y evacuación de la instalación.

centrales de incendio convencionales o analogicas

La centrales de incendio podemos clasificarlas en dos tipos: centrales de incendio convencionales y analógicas:

Centrales Convencionales

Son centrales que disponen de diferentes zonas de alarma, cada zona tiene una capacidad de entre 32 dispositivos entre detectores y pulsadores (según normativa).

Estas centrales tienen zonas que conectan por cable desde 1 mm hasta 2,5 mm a los detectores y pulsadores. Generalmente el cableado puede extenderse hasta 800 metros o 1200 metros, siempre con cable certificado, trenzado (mas de 20 vueltas por metro) y libre de alógenos (RF en dispositivos de señalización), y tiene una resistencia al final de la zona.

Tal y como hemos comentado, en cada zona se pueden instalar hasta 32 dispositivos , pero al estar todos conectados en una misma línea no sabremos cuál ha saltado dentro de ese grupo.

En caso de avería por línea abierta o cortocircuito tampoco tendremos información en detalle de donde se ha producido la avería, sabremos en que zona es, pero no en que dispositivo. En caso de alarma, si está presente, podremos identificar a través de los led del detector que cual es el que ha entrado en alarma, pero sui la alarma ya no está presente, solo podremos identificar qué zona es la que ha saltado.

Una vez explicado esto, podemos encontrar varias ventajas y limitaciones en estos sistemas:

Ventajas

  • Es más barato
  • Es más fácil y de programar (las que tienen programación)
  • Es más fácil de instalar

Limitaciones

  • Se necesitan más cables para su instalación
  • La información entregada por el panel es limitada
  • Tiene menos flexibilidad en la programación (las que la tienen)
central de incendios convencional

Centrales Analógicas

Igual que en las centrales convencionales hablamos de zonas, que son los terminales donde conectamos los periféricos, en las centrales analógicas hablaremos de lazos (Bucles, Loops…) aportándonos mayor capacidad y más características de programación.

Aunque los lazos tienen una mayor capacidad de dispositivos, también tienen mayor control sobre cada punto (detector, pulsador, módulo o sirena). El sistema direccionable o analógico se comunica con cada punto del sistema mediante un protocolo de datos obteniendo información y gestión individual de cada equipo.

En caso de alarma, la central sabe exactamente cuál es el punto (detector, pulsador, módulo o sirena) que se ha activado. Los detectores, pulsadores, módulos y sirenas tienen un número de programación único que los diferencia de los demás elementos.

La capacidad de las centrales analógicas es mayor que las de las convencionales, hasta 124…254 dispositivos en el mismo lazo, teniendo descripción punto a punto de toda la instalación.

En caso de avería por línea abierta, se detectará el punto exacto de incidencia, en caso de cortocircuito detectaremos donde se ha producido (con tanto detalle como aisladores se hallan instalado). En caso de alarma, avería o perdida de un dispositivo en particular sabremos el dispositivo exacto que ha sufrido la incidencia.

Respecto al cableado, si en una central convencional se instalan los dispositivos en una zona y se cierra la línea con una resistencia, en analógico los lazos son cerrados con ida y vuelta desde la central, lo que hará la instalación tolerante a fallos, ya que ante una avería la central tendrá la capacidad de aislarla y continuar leyendo los dispositivos por ambos lados.

Las ventajas y limitaciones de estos sistemas son:

Ventajas:

  • Información detallada punto a punto
  • Instalación de cableado reducido
  • Gran flexibilidad de instalación y programación

Limitaciones

  • Mayor Precio
central de incendios analogica