TSEC: Fabricante de detectores anti-sabotaje de máxima seguridad

El fabricante italiano TSec sigue la filosofía de llevar la seguridad a su máximo exponente a través de las últimas innovaciones en detectores magnéticos y detectores de Intrusión por tecnología radar, reduciendo tanto las posibilidades de sabotaje y de intrusión. Gracias a estos avances tecnológicos, se convierten en los dispositivos idóneos para su instalación en infraestructuras que requieren de un alto nivel de seguridad debido a la imposibilidad de ser saboteados en ninguna circunstancia.

tsec

Algunos de los casos de éxito donde se encuentran instalados estos dispositivos son 6 bancos europeos, diferentes fabricantes de artículos de lujo, una de las operadoras de telecomunicación más importante de Italia, edificios gubernamentales de EE. UU., aeropuertos, grandes almacenes o supermercados.

Para los contactos magnéticos, TSec ha decido optar por la tecnología Magnasphere, la cual a diferencia de los contactos clásicos de lengüeta hace que sea imposible sabotearlo con un simple imán. Los contactos Reed Switch o de lengüeta son unos interruptores activados por un campo magnético, los cuales se encuentran normalmente abiertos y se cierran con la presencia de un campo magnético lo suficientemente potente para atraer dichas lengüetas. Esta tecnología fue inventada en 1936 y a día de no ha tenido apenas cambio, pudiendo ser fácilmente saboteado poniendo un imán potente cerca del detector, de esta forma quedará anulado y no reaccionará ante la intrusión del asaltante.

magnasphereh

Para evitar este fallo en la seguridad, TSec ha optado por usar la tecnología Magnasphere en todos sus detectores, los cuales son resistentes a la manipulación magnética tanto interna como externa. Al colocar un imán para sabotear el detector, ya sea incluso colocarlo antes del armado para que cuando se arme no detecte la apertura, este sabrá de su intento de sabotaje debido a su construcción, basada en el movimiento libre en su interior y reaccionando ante cualquier campo magnético que se le acerque. Gracias a esta forma de detección se aporta un grado extra de seguridad en las instalaciones, lo que ha permitido que estos detectores ya se encuentren funcionando satisfactoriamente en instalaciones que requieren máxima seguridad.

Además, cuentan con el primer detector por radar realmente pensado para la intrusión, que a diferencia de los detectores clásicos de movimiento no se ve afectado por las condiciones climatológicas adversas e incluso es capaz de reconocer si lo que está detectando es una persona o un animal, consiguiendo reducir las falsas alarmas al mínimo.

antisabotaje

Un problema general de los detectores de exterior basados en infrarrojos es la cantidad de falsas alarmas producidas por el clima y la temperatura, ya que estos detectores se basan en la emisión de infrarrojos (IR) de los cuerpos, emisión que en buena parte depende de la temperatura, sin embargo, la tecnología radar no se basa en este concepto, por lo que aunque esté al sol no se verá afectado por ello y seguirá rindiendo al máximo. Otras funciones interesantes de este nuevo detector radar que está revolucionando la seguridad es la de poder establecer objetos semiestáticos, de tal forma que aunque nos encontremos en una instalación con vegetación (susceptible de falsas alarmas), el detector ignorará estos movimientos reduciendo drásticamente los falsos avisos.

En España el distribuidor oficial de todos los productos de máxima seguridad TSec es la empresa Visiotech, distribuidora de sistemas de seguridad, cctv y control de acceso entre otros sistemas.

antisabotaje